el secreto de Archimboldo

archimboldo.jpg

Continuando con el empeño de conocer un poco más de nuestros autores favoritos, nos pusimos en contacto con el escritor e ilustrador gallego Jacobo Fernández Serrano. Su encantador personaje Archimboldo Roque inspiró al grupo Mercuri((o)) una pequeña dramatización de su “Romance de los tapadillos“, que ya incluimos en su momento en este blog. La proximidad, disposición y amabilidad de Jacobo nos ha permitido indagar en el proceso creativo de un escritor que dibuja (o si se prefiere, de un dibujante que escribe)  a través de una entrevista muy muy interesante que queremos compartir con vosotros y que, como es habitual, publicaremos en dos entregas.

  • ¿Cómo llega alguien a convertirse en ilustrador de libros?

Un ilustrador es un lector que dibuja. O un dibujante que lee. Nací dibujante en una casa llena de libros. Y cuando nací ya había un comiquero en casa: mi hermano mayor, que también se dedica al asunto. Creo que soy ilustrador porque soy un dibujante que ama los libros y los comics. En el caso práctico, para ser ilustrador hay que prepararse una carpeta de muestras de los dibujos que uno es capaz de hacer y con esa carpeta hay que recorrer las editoriales hasta encontrar una en la que tu trabajo guste y quieran hacerte un encargo. Y hay que intentar que en ese primer trabajo encuentren motivos para encargarte un segundo y un tercero…

  • Vemos que trabaja con mimo los textos y el dibujo… ¿Cuál demanda más trabajo? Descríbanos brevemente cuál es el proceso creativo de un ilustrador como usted.

En cantidad de horas gana el dibujo. En intensidad y concentración gana la escritura. Me explico: dibujando paso muchas horas, pero son horas en las que uno escucha música o la radio, en las que pueden aceptarse las interrupciones y estar con un pie en la vida real. Sin embargo al escribir, aunque en si me lleve menos horas, son horas en las que necesito concentración y silencio. En las que una interrupción es un desastre, en las que no me entero de lo que ocurre a mi alrededor. En esas hora intento atrapar ideas que revolotean a mi alrededor. Tengo que esperar a que quieran posarse en mi cabeza, y a que quieran permanecer allí un rato para que pueda anotarlas. Y si estan otro rato más suelen traer amigas. Y si alguien abre la puerta de repente, o suena el teléfono, la bandada se esfuma en cuestión de segundos.

  • ¿Usa el ordenador en sus dibujos o sigue siendo fiel a los procesos tradicionales?

Mitad y mitad. Dibujo a lapiz sobre papel. Entinto también en papel con tinta china y pincel o plumilla. Esa página entintada en algunas ocasiones (las más si se trata de comics) la escaneo y coloreo en el ordenador utilizando el famoso photoshop. Otras veces aplico el color con métodos manuales: acuarela y acrílico casi siempre.

  • Nuestra percepción es que la calidad de la ilustración entre las cosas que se publican es muy alta. Se han vuelto a ilustrar los libros de siempre con el mimo de antaño. ¿Por qué ese resurgir de la ilustración y, sin embargo, el declive de la historieta?

Discrepo. El cómic está en España está en un momento de expansión y crecimiento. Su presencia en los medios de comunicación aumenta, se incrementa el interés de nuevos lectores que se acercan al medio. Proliferan los salones y jornadas. Aumentan el número de editoriales interesadas en publicar autores españoles. Incluso institucionalmente se ha creado el premio nacional de cómic, aumentando así la consideración que a este arte se tiene dentro del panorama cultural. Es cierto que aún estamos muy lejos de países como Francia, USA o Japón… Cierto. pero la tendencia actual es positiva. Es hacia arriba.

  • Hemos visto que ha ilustrado obras como “El hombre que plantaba árboles”, un libro al que le dedicamos una atención especial hace unos meses en nuestra biblioteca. ¿Qué obras clásicas le gustaría ilustrar a usted personalmente, y por qué?

Difícil. Creo que cualquiera de los cuentos de GrimmCaperucita Roja, por ejemplo, el cuento por excelencia: hermoso y brutal a un tiempo. Son imágenes y personajes que se te quedan grabadas desde pequeño, de tan pequeño que parece que ya naciste con el cuento en la mente. Y además es un misterio. Es un cuento misterioso y poético, como si encerrara un enigma. Ilustrarlo sería otra forma nueva de volver a leerlo y a vivirlo. (Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s