8 de marzo

mafalda12.jpg

La alusión es ya obligada: hoy 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer trabajadora o Día  Internacional de la Mujer, en el que se conmemora la lucha de las mujeres por conseguir su participación, en condiciones de igualdad con el hombre, en todos los estamentos de la sociedad.Debemos remontarnos a 1910,  a la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, donde se proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora a propuesta de la dirigente comunista alemana Clara Zetkin, como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres. Un año más tarde se celebra por primera vez en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, exigiendo para las mujeres el derecho al voto y el derecho a ocupar cargos públicos, al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.Aunque la historia más extendida sobre la conmemoración el 8 de marzo hace referencia a lo sucedido en el año 1908 cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York en un incendio provocado por el propietario ante la negativa de las trabajadoras de abandonar el encierro con el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían. También se reconoce como antecedente  las manifiestaciones protagonizadas por obreras textiles el 8 de marzo de 1957 en Nueva York.Y una vez relatado de donde viene y qué significa este día, vamos a terminar con algo más dulce  y dedicado a todas las mujeres  (trabajadoras en el hogar y/o fuera de él); es este precioso poema del gran Mario Benedetti titulado “¿Y Si Dios Fuera Mujer…?”:

¿Y si Dios fuera mujer? pregunta Juan sin inmutarse,vaya, vaya si Dios fuera mujeres posible que agnósticos y ateosno dijéramos no con la cabeza y dijéramos sí con las entrañas.Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez para besar sus pies no de bronce, su pubis no de piedra, sus pechos no de mármol, sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos para arrancarla de su lontananza y no habría que jurar hasta que la muerte nos separe ya que sería inmortal por antonomasia y en vez de transmitirnos SIDA o pánico nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría lejana en el reino de los cielos, sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno, con sus brazos no cerrados,su rosa no de plástico y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío si hasta siempre y desde siempre fueras una mujer, qué lindo escándalo sería, qué venturosa, espléndida, imposible, prodigiosa blasfemia.

hoping_in_god_original_by_gonkiok1.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s