franz k.

“Es verdaderamente curioso –pienso, y para hacerlo tengo tiempo y ganas y disposición–lo que pasa con la condición perruna. Fuera de nosotros, los perros, hay muchas especies de animales: pobres seres minúsculos, casi mudos, capaces solamente de dar algunos gritos; muchos entre nosotros, los perros, los estudian, les han dado nombre, tratan de ayudarlos, de educarlos, de ennoblecerlos… A mí, me son indiferentes; basta que no me molesten.” (De Investigaciones de un perro, 1922). Dicen que Kafka se reía de buena gana cuando leía pasajes como éste. La producción literaria del escritor es tan desconcertante y peculiar como sus contradicciones vitales, ideológicas y sentimentales. Pasados los años, no hay ninguna certeza sobre Kafka y su obra, más allá de que se trataba de un personaje atormentado y acomplejado; hipocondríaco e inseguro. Pese a que dispuso que tras su muerte las huellas de su paso por la tierra se extinguieran con él, su aura ha contribuido a que se conozca al escritor por encima de su producción, un error que únicamente puede enmendarse leyendo. Os vamos a recomendar sus pequeños relatos y la novela corta “La Metamorfosis”, un escaparate abierto a la creatividad de este praguense de toda la vida. De la segunda hablaremos en otra ocasión. Su colección de cuentos breves pueden leerse en la biblio o aquí mismo; si disponéis del magro caudal de un cuarto de hora, vosotros también estaréis entre ese selecto grupo de mortales que están autorizados a decir: “yo también he leído a Kafka”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s