herbarium amoris

Vamos a empezar por el principio… Hubo una vez, estamos hablando de 1707 a 1778, un científico y naturalista llamado Carlos, sueco para más señas, que emprendió la difícil y perpetuamente inacabada misión de clasificar todo lo vivo sobre la faz de la Tierra. Linneo estableció la existencia de tres reinos, animal, vegetal y mineral, y subdividió los reinos en filos, los filos en clases, las clases en órdenes, los órdenes en familias, las familias en géneros y los géneros en especies. Nombró  finalmente a las especies mediante la nomenclatura binominal, con dos términos, el del género, escrito con mayúscula  inicial y el epíteto específico.

Tan inabarcable era y es esa tarea, y tanta dificultad entraña, que no es sorprendente que, desde el siglo XVIII hasta ahora, continuamente se modifique esta clasificación, apareciendo y desapareciendo taxones o produciéndose cambios importantes en la determinación filogenética de determinados organismos. Hasta el Homo sapiens ya no sabe quién es, ahora que se sabe que también es un poco neanderthal… Pero el sistema y  la forma de denominar a las especies sigue siendo básicamente igual.

Su obra escrita más importante es Systema naturae, de 1735. Pero no es eso lo que nos ha llamado la atención. Hay que ir a otra obra, Fundamentorum botanicorum, de 1768 para encontrar lo que estamos buscando: El calendario floral. (Biblioteca digital del Real Jardín Botánico)

Linneo inventó un calendario en el que agrupaba ciertas plantas según el momento de su desarrollo o floración, y nombró cada uno de los meses según los sucesos relevantes para la flora que sucedían en esas semanas. El resultado, hoy, está cargado de magia:

Y pasados más de 200 años alguien, Edvard Koinberg retoma ese calendario y lo transforma en un libro de fotografías de flores, las que corresponden a cada uno de los meses del Calendarium florae, al que llama Herbarium amoris, la vida amorosa de las plantas. Es un homenaje al botánico sueco en el que se recogen maravillosas fotografías de flores insinuantes sobre fondos oscuros.

Un libro lleno de poesía visual y botánica histórica para el mes de mayo, el de las flores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s