un libro para comer en el campo

dscn0701.JPG

¡El libro no, hombre!

No me digas que no te ha pasado. A veces cuando  paseamos  por el campo, lejos de ciudades o pueblos, empezamos a fantasear con la idea de convertirnos en robinsones y utilizar lo que encontramos a nuestro alrededor y sólo eso para sobrevivir. Y claro, en seguida empezamos a pensar en que podríamos comer y que no. Y empezamos a mirar los pequeños frutos de los árboles, las plantas del borde del camino, las hojas… con otros ojos, con ojos de recolector del paleolítico. Nuestros antepasados no disponían de libros, así les iba, pero tú si. Basta con que te acerques por la biblioteca y nos pidas:

Guía de campo: Frutos silvestres de la Península Ibérica de Ángel M. Romo, editorial Planeta.

Luego tú lo metes en la mochila y listo. A ser de nuevo recolector. ¡Qué tiempos aquellos!

pic_0003.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s