el frío en la literatura: Maru, Pablo y los calcetines

El poeta no cabía en sí de gozo: la buena de Maru le había obsequiado con unos calcetines de lana (¡bendita lana! ¡benditos calcetines!), que más allá de procurarle confortable abrigo, encendieron las luminarias festivas de su inspiración, alumbrando esta “oda a los calcetines”, que hallaría continuidad en los desaforados cantos de Neruda a la alcachofa, la cebolla, el caldo de pescado, el tomate, el libro o el jabón, algunas de ellas recopiladas en sus “Odas Elementales“. Si no te lo crees escucha este audio que te hemos preparado o, mejor aún, date una vuelta por la biblioteca y verás (por no decir “leerás”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s