agricultura, fuente inagotable de abundancia y de felicidad

Ya están en la calle los pregoneros de las grandes  ideas y proyectos para salir de la crisis y para mejorar de la situación de la agricultura y del medio rural:

¡Traigo desarrollo sostenible, ofrezco custodia del territorio por la gente del campo!

¡La agricultura, la ganadería y la selvicultura son las conservadoras del paisaje, la flora y la fauna!

¡Manejemos el territorio con técnicas basadas en el sentido común y no en la ambición!

Alguno  incluso se sentirá orgulloso de su agudeza, creyendo que son ideas propias, de los suyos, y que cuenta con la solución para el sector agrario y la población rural.

Deberíamos conocer nuestra historia y aprender de lo andado por los que nos precedieron. Si en 1795 ya había alguien capaz de plasmar en una publicación la riqueza de la biodiversidad de nuestro territorio y su influencia beneficiosa en la agricultura y el bienestar de las gentes, lo que debemos preguntarnos es por qué seguimos retrocediendo. Responder esta pregunta y reflexionar sobre la respuesta es el primer paso para hallar la soluciones.

En nuestras recomendaciones de lecturas que nos ayuden a comprender la agroecología hoy traemos la obra de Antonio Josef Cavanilles Falop, “Observaciones sobre la Historia natural, geografía, agricultura población y frutos del Reyno de Valencia”.  En ella el botánico Cavanilles describe el medio natural, cómo se ha formado y cómo influye en los procesos naturales que se desarrollan en el entorno, y cómo la ordenación del territorio, basada en sistemas de aprovechamiento sostenibles, crea paisajes ricos en flora y fauna, siendo a la vez bellos y productivos. Puedes ver, leer, consultar, descargar, admirar el libro en la biblioteca digital del RJB.Acceder a documento

A pesar de la abundancia, variedad y riqueza de las cosechas del reyno, la mayor parte de sus vecinos viven en necesidad ó pobreza. Este hecho constante parecerá increíble á quien no considere que son innumerables los que disfrutan el reyno. Ademas del prodigioso número de sus habitantes, hay otro muy grande de Señores que extraen quantiosas sumas correspondientes á sus rentas. Sería feliz el reyno si en él viviesen los que lo disfrutan , ó si á lo menos alguna buena parte de sus rentas se emplease en fomentar las fábricas y la agricultura, y en socorrer las necesidades de aquellos labradores.

Este es el bosquejo del pais delicioso que he procurado examinar, recorriendo por espacio de tres años los montes, barrancos, marina y campos cultivados, para dar á conocer algo de lo mucho que contiene acerca de la historia natural y agricultura. Hablaré de lo que he visto; pero quedará aun mucho que añadirán otros más instruidos, contentándome con haber tirado las primeras líneas del quadro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s