leer en piedra

Las piedras hablan. Esta es la razón por la cual al ojo experto se le revelan historias de nuestro pasado a poco que observe a su alrededor. La palabra escrita no fue accesible al común de las gentes hasta hace muy poco tiempo, pero eso no fue óbice para que reyes y emperadores dejaran constancia de campañas bélicas, exaltaran sus augustas figuras o difundieran una determinada ideología política sirviéndose de un diseño accesible, que permitía visualizar intuitivamente una sucesión de hechos por obra y gracia de un cincel artero, observante de las directrices impuestas por una meticulosa planificación de las escenas. Son libros de mármol, ilustrados al detalle con vocación de eternidad. En algunos casos, como el de la Columna de Trajano, las dos viñetas helicoidales, hábilmente trabajadas en perspectiva, han sobrevivido a los bárbaros de antes y a los de ahora, perdiendo color y un poco de prestancia, pero conservando el esplendoroso mensaje que traslada al moderno lector de cómic dos mil años atrás, cuando las invencibles legiones romanas ampliaban el imperio, ignorando entre aves y vítores el inevitable declive que pacientemente madura al sol de cualquier desahogada bonanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s