de oca a gato

El juego de la oca es una reliquia de sobremesa de esas que aun podemos disfrutar si disponemos de un sencillo teatro de operaciones y un par de dados. De origen incierto, las sesenta y tres celdillas del tablero siempre fueron un refugio para los jugadores que deseaban entrar en competencia encomendándose únicamente al puro y simple azar. Si se disputaban suficientes partidas, el camino en doble espiral aseguraba al menos una victoria a todos y cada uno de los miembros de la familia o de la pandilla, lo que no restaba un ápice de emoción a las sucesivas rondas, pues los viajeros siempre debían tener un ojo puesto en la cárcel y otro en la muerte, dos serios inconvenientes (aunque no insalvables, al contrario de lo que ocurre en la vida real) para llegar los primeros al ansiado jardín de las anátidas. Siguiendo una tradición milenaria, la distribución y contenido de las casillas no es caprichoso: debe haber catorce ocas, para tirar porque te toca, y siete casillas “fastas” y “nefastas”, tales como puentes para que no te lleve la corriente, posadas de obligado hospedaje, laberintos que se deshacen con el tiempo… Sin embargo, el tema general, aquello que confiere cierta unidad al conjunto de celdillas que componen el itinerario, siempre ha sido de lo más variopinto. A lo largo de los siglos, los innumerables artistas que han recreado el pequeño universo del juego en su imaginación han desarrollado el rico simbolismo bélico, lúdico o iniciático asociado a la oca. Con tiempo y una caña, nosotros nos proponemos completar un tablero completo encadenando una serie de devotos homenajes literarios, saltándonos la tradición, eso sí, y sustituyendo las ocas por mininos, un inocente capricho de nuestro dibujante de cabecera. Comenzamos la serie alojando al bueno de Oliverio Twist en la celdilla 49. Sirva este modesto tributo para resaltar una vez más la figura de su creador, Charles Dickens, sin descartar la posibilidad de que alguna otra aportación de este escritor encuentre hueco en nuestro humilde “juego del gato”, que a partir de este mismo momento deseamos compartir con nuestros curiosos y accidentales lectores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s