música y literatura: disculpe el señor

De las crisis modernas lo único que se puede afirmar con certeza es que nadie está a salvo. Por eso resulta tan chocante que durante esta desoladora experiencia en común la población esté tan polarizada: por un lado aquellos que no padecen estrecheces, que se muestran contritos y firman manifiestos a favor de la justicia social, sí, pero que lo que les rodea les suena a teleserie. Este grupo lo conforman los ciudadanos que no han perdido su empleo (todavía), que mantienen mal que bien sus hábitos de consumo y que piensan, aunque se resistan a reconocerlo de esta forma, que lo que realmente importa es que el tabaco no suba o que su equipo gane la recopa de liga, o la liga de la copa, o como quiera que se llame la competición de turno. Del otro lado están los que amanecen angustiados, los que se levantan con el paladar tomado por un sabor amargo que no les abandona, los que deambulan por la calle recordando tiempos no tan lejanos en los que trabajo y vivienda les prometían una vida digna para ellos y para sus familias. Y, por último, en un vértice equidistante, están ellos y sus dietas, claro. Les consentimos de todo porque, al parecer, son un mal necesario; pero son pocos y siempre están a lo suyo. Por eso creemos que en este momento la literatura y el compromiso intelectual de los creadores ha de jugar su papel para reducir distancias, aumentar la solidaridad y encontrar una confluencia de objetivos. El desempleo es algo que nos atañe a todos porque va emparejado con la pobreza, la exclusión, la delincuencia y la desigualdad. Muchas obras retratan el desamparo de las personas que no encuentran ocupación. Se nos vienen ahora a la cabeza la novela de Steinbeck, Las uvas de la ira, o la película de Ken LoachLloviendo piedras (ambas disponibles en la biblioteca). Recientemente se ha publicado la novela gráfica Andando (Norma Editorial), una historia sobre dos hombres y una mujer en plenitud condenados al desempleo y a la transparencia social, prototipos fáciles de reconocer en este escenario que se torna cada vez más sombrío.

Disculpe el señor
si le interrumpo, pero en el recibidor
hay un par de pobres que
preguntan insistentemente por usted.

No piden limosnas, no…
Ni venden alfombras de lana,
tampoco elefantes de ébano.
Son pobres que no tienen nada de nada.

No entendí muy bien
sin nada que vender o nada que perder,
pero por lo que parece
tiene usted alguna cosa que les pertenece.

¿Quiere que les diga que el señor salió…?
¿Que vuelvan mañana, en horas de visita…?
¿O mejor les digo como el señor dice:
«Santa Rita, Rita, Rita,
lo que se da, no se quita…»?

Disculpe el señor,
se nos llenó de pobres el recibidor
y no paran de llegar,
desde la retaguardia, por tierra y por mar.

Y como el señor dice que salió
y tratándose de una urgencia,
me han pedido que les indique yo
por dónde se va a la despensa,
y que Dios, se lo pagará.

¿Me da las llaves o los echo? Usted verá
que mientras estamos hablando
llegan más y más pobres y siguen llegando.

¿Quiere usted que llame a un guardia y que revise
si tienen en regla sus papeles de pobre…?

¿O mejor les digo como el señor dice:
«Bien me quieres, bien te quiero,
no me toques el dinero…»?

Disculpe el señor
pero este asunto va de mal en peor.
Vienen a millones y
curiosamente, vienen todos hacia aquí.
Traté de contenerles pero ya ve,
han dado con su paradero.

Estos son los pobres de los que le hablé…

Le dejo con los caballeros
y entiéndase usted…

Si no manda otra cosa, me retiraré.
Si me necesita, llame…
Que Dios le inspire o que Dios le ampare,
que esos no se han enterado
que Carlos Marx está muerto y enterrado.

Mario Benedetti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s