ya verás cuando vayas a la escuela

Le decían Gorrión, y el primer día de colegio se orinó encima. “Ya verás cuando vayas a la escuela”, le habían advertido. Pero de la mano de su maestro, el Gorrión descubrió la esencia de las cosas, el orden cósmico que se intuye en el diminuto abdomen de una araña, la música que se adhiere a las palabras ciñéndose a ellas como la cinta de un sastre. Manuel Rivas describe en “La lengua de las mariposas” la mejor estampa de la educación: la curiosidad sosteniendo a la razón, cimiento seguro de cambio y prosperidad. En vísperas del comienzo de curso la nostalgia estival, la pereza y la desazón se combinan para formar una salsa espesa, dulce o acre según los casos, que nos acompañará durante los primeros días disfrazando el paladar fuerte de la gramática, la geografía o la aritmética; pero a la que no podremos culpar de los sinsabores del fin del trimestre, de los que seremos únicos responsables. La fórmula mágica la conoces de sobra: el saber enciclopédico ya no está de moda; para eso tenemos la wikipedia. Lee. Piensa. A ser posible, por ese orden. Y ya verás, ya… cuando vayas a la escuela…

“La lengua de las mariposas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s