a lomos de un rucio

biblioluces_biblioburro.jpg

La historia es bien conocida; la imagen del maestro colombiano a lomos de sus burritos trotones ha dado la vuelta al mundo. Se mueve de acá para allá en compañía de dos simpáticas bestias, llevando en las alforjas un cargamento de libros. En Sierra Nevada de Sta. Marta (Colombia) las comunidades dispersas y aisladas sobreviven como pueden en el más completo desamparo. El bueno de Luis conduce la reata por cañadas y veredas polvorientas, sorteando los accidentes geográficos y humanos, bien identificado para que los salteadores, narcotraficantes, pistoleros, paramilitares, milicianos o la mismísima Santa Compaña no le confundan con un salteador, narcotraficante, pistolero, paramilitar, soldado o alma en pena. De tanto en cuando alguien se interpone en su camino y antes de hacerse a un lado, requisa los libros peligrosos, los que hablan de Arcadias libres y felices, de niños que no temen la oscuridad de la noche, no sea que la legión inocentes lleguen siquiera a intuir de qué calaña están hechos sus ángeles custodios. El mecenazgo de Luis no pasaría a mayores si no pusiera en evidencia a gobiernos y autoridades, a traficantes y criminales en el seno de una sociedad joven, aturdida por la pobreza y la violencia y tan bien dispuesta para el aprendizaje como para la aventura virtual que cada semana Luis Soriano alimenta con libros de estampas y modestos ordenadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s