santo bebedor

roth_biblioluces

“Escritor austriaco muerto en París”. Así de concisa reza la inscripción en la lápida de Roth, aunque él, quizá presintiendo el final, había escrito poco antes un epitafio mejor: Gebe Gott uns allen, uns Trinkern, einen so leichten und shönen Tod (Denos Dios a todos nosotros, bebedores, tan liviana y hermosa muerte). Así concluía su último relato, La leyenda del santo bebedor, el colofón a una vida pasada por absenta, la bebida anisada y maldita que en el siglo XX reivindicaron eminencias literarias que buscaban en el cieno verdoso la esencia misma de la creación literaria. A Joseph Roth no le fue mal en cuanto a esto último, aunque los excesos etílicos le costaron una muerte demasiado temprana. Para el que quiera tomarle el pulso al autor, La leyenda del santo bebedor no es mal comienzo. Se trata de una historia blanda y sencilla, que cruza las numerosas líneas del destino sobre el pecho de un clochard de origen polaco, un hombre de honor zarandeado por la vida que duerme bajo los puentes de París. Un encuentro casual le pone en el camino de una sucesión de milagros cargados de buenos presagios que su condición de borracho acabarán deshaciendo como azucarillo en cuchara de absenta, dejando incompleto el que quizá fue su único propósito en la vida. Una historia triste, contada sin embargo en clave de humor con una sencillez engañosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s